• Rocio Marin

Dia 39 de confinamiento.


Para los que tenéis niños en casa, puede que hayáis empezado a ver alguno de estos "síntomas" (no me gusta llamarlo síntomas porque parece que uno por tener un síntoma ya comienza a estar enfermo de algo... y no). Y puede ser las que más os preocupan.


Lo primero que os tengo que decir son buenas noticias. Esto en la mayoría de los casos va a ser temporal y reversible. Cuando el niño vuelva a su rutina pasará, volverá a sus horarios a su gasto de energía habitual y si alguno le cuesta un poco más podéis consultarme, igual hay que ayudarle un poquito temporalmente.



1. Pesadillas.

Totalmente normales en niños a partir de los 2, hasta los 5 años, en forma de “terrores nocturnos” a veces. Mucho de su mundo interno, temores, ilusiones, fantasías no se procesan correctamente, a veces no se expresan, tampoco existe el espacio y la ocasión para ello en estos días de confinamiento. Existe algo que reina en su “espacio inconsciente” sin saber muy bien lo que es.. algo que se llama coronavirus, por el que no podemos salir de casa. Es algo intangible, invisible . Pues bien, pongamos nombre a esos miedos, cuando haya sido una noche dura hagamos a los pequeños hablar sobre lo que han soñado, sobre lo que les preocupa, sobre cómo se sienten, es importante si son muy pequeños que dibujen la historia de lo que sienten, puede ser con pinturas o con una historia montada con dos muñequitos, podéis ayudarles a elaborarla vosotros.



2. Irritabilidad.

En algunos casos, la sensación de confinamiento, por muy pequeño que sea el niño, se acentúan. Aquí ocurren dos cosas, se da cuenta cada vez más de uno de sus hábitos perdidos: como salir de casa y jugar con otros y percibe muchas cosas a través de nosotros, es decir, esa frustración, malestar, angustia que nosotros en mayor o menor medida podemos tener ya acumulada, también la transmitimos. Con esto no quiero que os castiguéis padres, solo que seáis conscientes de que sí, se dan cuenta. Este mal humor implica que seáis, o tratéis de ser más flexibles de lo que normalmente sois. Intentad no castigar, o utilizar la motivación, conseguir premios en los pequeños puede ser un gran incentivo para ellos. Recordad que en niños pequeños el premio debe ser inmediato, y algo que cuente, que sea representativo para él.



3. Paso atrás.

Digamos que en algunos niños se puede generar un efecto “frozen”, es decir, me quedo congelado en el tiempo durante estos meses e incluso “doy un paso atrás”. Por ejemplo: “ya no me separo de mamá, “no como solo”, “quiero mi chupete”, “mamá ven”, “necesito ayuda para todo”. En definitiva, una pérdida de autonomía y una vuelta a fases anteriores que podían estar ya superadas. Normalmente, vuelvo a repetir, en la mayoría de los casos esto volverá a la normalidad poco a poco con el desconfinamiento pero si no ocurre habrá que ayudarle a que vaya recuperándose.  También como padres, es importante no hacer un “ como si”, “como si no pasara nada” o “no quedarnos pillados” en esta fase que les deja siendo más pequeños. A veces, esto también ocurre.



10 vistas0 comentarios

PSICOLOGÍA & COACHING

 Descubre . Evoluciona . Cambia

  • Grey LinkedIn Icon
  • Facebook - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle

@2016 by Project Me. Proudly created By 1MD